Policía falsificó una multa para vengarse

Un agente de la Caminera recibió dos años de cárcel en suspenso.Inventó el acta a un vecino de Villa Dolores al que le reclamaba por un trabajo particular.







Un agente de la Policía Caminera, con domicilio en Villa Dolores, fue condenado a dos años de prisión condicional y a cuatro años de inhabilitación por haber incurrido en falsedad ideológica.
Según la acusación, el uniformado le confeccionó una multa falsa a un conocido con quien tenía una enemistad personal, involucrando, además, a un compañero de la fuerza, quien fue absuelto (pero está preso por otro caso).
El juicio concluyó ayer en los tribunales de Villa Dolores y fue presidido por Carlos Núñez.
Vicente David Castro (35) fue encontrado responsable de falsear un acta de infracción en contra de Ricardo Díaz, un instalador de antenas satelitales de televisión que, según el uniformado, lo habría estafado con una conexión.
De acuerdo a la causa, en marzo de 2012, cuando Castro se encontraba a cargo de un operativo de control en el acceso este de Villa Dolores, detuvo al Renault 4 celeste de Díaz, solicitándole que estacionara a un costado de la ruta 14.
El conductor tenía todo en orden y, sin explicación, fue demorado durante casi una hora. Luego se le permitió seguir.
En mayo de ese año, cuando Díaz fue a renovar su licencia, se enteró de que tenía una multa impaga por exceso de alcohol en sangre. La infracción estaba firmada por el policía Daniel Díaz Díaz.
Causa
El damnificado radicó la denuncia y la causa, instruida por el fiscal Raúl Castro, fue elevada a juicio, luego de que se comprobara que la multa era falsa.
El peritaje caligráfico determinó que el acta manuscrita había sido confeccionada por Castro y no por quien la rubricaba, pero no dejó claro si la firma que correspondía a Díaz Díaz era auténtica o también estaba dibujada por el ahora condenado. Ambos fueron imputados.
Ricardo Díaz narró en el juicio que en 2011 le había instalado a Castro una antena de televisión satelital. Dos semanas después, el dueño de casa lo llamó para decirle que lo había estafado.
Cuando Díaz inspeccionó la instalación, corroboró que todo estaba en orden. Pero Castro habría insistido con que era una estafa.
“Desde entonces, siempre que él estaba en un operativo y yo pasaba, me detenía”, declaró.
Además de la prisión condicional, Castro deberá cumplir 80 horas de trabajo comunitario en un hogar de ancianos.
Su compañero Díaz Díaz (35), que fue absuelto, hoy está preso por otra causa, ya que se sospecha que “marcaba” casas que luego eran robadas.
Next
Previous
Click here for Comments

0 comentarios: