viernes, 26 de abril de 2013

Cruz del Eje, Córdoba: Incautaron vacas por contaminación del dique Cruz del Eje



La Provincia incautó ganado vacuno en las costas del embalse de Cruz del Eje. Se les adjudica el aporte de nutrientes que generan contaminación y proliferación de algas.








Las vacas tienen la culpa y terminaron detenidas, presas en un corral. Tal es el resultado de un operativo realizado ayer por el Ministerio de Agua, Ambiente y Energía de la Provincia en las costas del dique Arturo Illia, cercano a Cruz del Eje, donde se incautó ganado vacuno que se encontraban pastando en las orillas del lago.

“La presencia de ganado en el lugar forma parte de una práctica habitual por parte de los productores ganaderos de la zona, quienes sueltan sus animales para que se alimenten del pasto fresco de la ribera. Esta actividad está prohibida por ley, debido al impacto ambiental sobre el cuerpo de agua”, precisó el ministerio.

El pasado martes, Se publicó un informe que planteaba la preocupación existente en el noroeste provincial a raíz de que ese embalse no recupera su caudal, como sí lo han hecho otros diques cordobeses este año. Desde varios sectores, además, se apuntó el deterioro de la calidad del agua.

Desde ese lago se abastece a la población de Cruz del Eje y de varios pueblos de la zona.

Directivos de la cooperativa de agua de Cruz del Eje apuntaron a este diario que en las costas pastan “unos mil vacunos”, planteando que esa sería la fuente principal de aporte de fósforo y nitrógeno, que terminan siendo los nutrientes esenciales que generan la creciente proliferación de algas.

Héctor Negro, secretario de la cooperativa que presta el servicio de agua corriente en Cruz del Eje, mencionó: “En 2004 había 200 mil algas por litro; en 2012 luchamos contra un millón por litro”.

En ese marco se realizó el operativo que terminó ayer con decenas de vacas alojadas en un corral, designando al colegio Ipea de Cruz del Eje, de orientación agropecuaria, como depositario judicial “hasta que sus propietarios se presenten en el ministerio”. Sobre ellos “cabrá una multa por infracción al Código de Aguas”.

También se aseguró que “este tipo de controles se intensificará, en todos los diques de Córdoba, para evitar la carga de materia orgánica en el agua”.

Algas nutridas. En el caso del lago San Roque, todos los diagnósticos marcan que las algas que complican sus aguas proliferan por efecto de los nutrientes que aportan las ciudades de su cuenca que no tienen tratamiento cloacal.

En cambio, en el embalse del noroeste, el factor principal de deterioro en ese rubro provendría también de excrementos pero por la presencia de ganado en las costas y en las de sus afluentes. Según admite el comunicado oficial, “en Cruz del Eje, la situación se complica debido a las características del embalse: es poco profundo y no experimenta un recambio recurrente de agua, ya que en esta zona el índice de precipitaciones es cada vez menor”.

El dique Cruz del Eje fue inaugurado hace 69 años. Desde entonces, es proveedor de agua para el árido noroeste, para consumo humano y para riego de unas 13 mil hectáreas.

Para abastecer a las localidades de la zona el agua del dique alcanza hasta ahora. En Cruz del Eje, el problema desde hace años es de otro tipo: varios barrios no tienen redes de agua corriente, por lo que deben recibirla de camiones que la distribuyen casa por casa.

En cuanto al riego, para preservar el recurso para consumo humano, la Provincia restringió hace varios años la derivación a los canales, lo que genera reclamos de los productores de la zona involucrada, la mayoría pequeños y dedicados a la frutihorticultura.

Otro punto es el mantenimiento de esos canales: los consorcios de regantes señalan que más de la mitad del agua que circula se pierde, y malgasta, por su estado de deterioro.